Universofutbol.com
Estadística aplicada al fútbol y la más completa información
Martes 24 de Noviembre de 2020, Buenos Aires Argentina, Año XX, Nº 7628
AjaxAtalantaAtlético MadridB. MönchengladbachBarcelonaBayern MünichBorussia DortmundChelseaClub BruggeDynamo KievFerencvarosInternazionaleIstanbulJuventusKrasnodarLazioLeipzigLiverpoolLokomotiv MoscúManchester City
Manchester UnitedMarseilleMidtjyllandOlympiakosPortoPSGReal MadridRennesSalzburgSevillaShakhtarZenit St. Petersburgo

Liga de Campeones- Temporada 2020/21
Liga de Campeones

Temporada 2020/21


 

04/11/2020
Juventus goleó por 4-1 en visita al Ferencavos y es escolta del Grupo G

Juventus cumplió los pronósticos y goleó por 4-1 en su visita al Ferencvaros. Un triunfo que le permite mantenerse a tres puntos del Barcelona en la pugna por el primer puesto. El triunfo llevó la firma de un Álvaro Morata en racha, autor de un doblete y que suma cuatro goles en tres partidos de Champions. La actuación del madrileño eclipsó el debut europeo de un Cristiano negado de cara a portería. Sigue sumando sensaciones el equipo de Andrea Pirlo, que insiste en su sistema de cuatro zagueros en defensa y tres centrales en ataque. Una apuesta por la continuidad que llevó a Arthur Melo a la titularidad junto a Adrien Rabiot y dejó en el banquillo a Paulo Dybala en beneficio de Álvaro Morata. Cuando el fuera de juego se lo permite, el madrileño es uno de los jugadores más en forma de la plantilla. Lo volvió a demostrar cuando solo se habían disputado site minutos. Apareció en el segundo palo para rematar a gol un centro raso de Juan Cuadrado ante la pasividad de la zaga húngara. Fueron los mejores minutos de la Juve, un arranque torrencial que paralizó al Ferencvaros. Presionaba, recuperaba y se asociaba con rapidez la Vecchia Signora. Faltó marcar el segundo. Sigue siendo demasiado vulnerable el cuadro bianconeri y tiende a perder el control de los partidos. El cuadro magiar desbordó a la dupla Arthur-Rabiot y logró contragolpear con peligro. Llegó mucho y finalizó sin precisión el equipo local, que tuvo su mejor ocasión en un zapatazo de Zubkov que rozó la escuadra. Pirlo vio las orejas al lobo y ordenó esconder el balón. Obedientes, sus pupilos enfriaron el partido. Sin demasiada fluidez, tal es el talento del ataque piamontés que las ocasiones empezaron a caer por su propio peso. Un zaguero zalvó bajo palos un remate de Chiesa a pase de Cristiano y, a renglón seguido, el luso no acertó a finalizar a puerta vacía un regalo de Morata. Un error clamoroso e impropio de Ronaldo, que a partir de entonces solo tuvo el gol entre ceja y ceja. El portugués estrenó el segundo acto con una falta directa que embolsó Dibusz sin dificultad y, minutos después, cruzó demasiado un mano a mano con el arquero. Una puntería que en su regreso a Turín se le cae de los bolsillos a Morata, que amplió distancias con un potente derechazo a la escuadra. Por si el partido no estaba sentenciado, el Ferencvaros se suicidó en un pase temerario de Blazic que Dibusz no supo controlar y Dybala acompañó a la red. Hundido, el conjunto húngaro mostró la bandera blanca pero a la Juventus todavía le quedaba hambre. De la presión 'bianconera' en campo rival nació el 0-4, un disparo de Dybala que Dvali acabó introduciendo en su portería. El argentino pudo regalarle el tanto a Cristiano, desmarcado, algo molesto con la decisión. En el último suspiro, Boli marcó el gol del honor para los locales.
04/11/2020
Barcelona con uno de Messi se impuso 2-1 sobre el Dinamo de Kiev y lidera el grupo G

Tres puntos y a otra cosa debió pensar el Barça. El conjunto de Ronald Koeman se llevó la victoria ante el Dinamo de Kiev y sigue contando sus partidos por victorias en la Champions League. La mejor noticia del choque, al margen de los tres puntos, fue el regreso triunfal de Ter Stegen a la portería azulgrana. Una vuelta que ha coincidido en el tiempo con el fallo garrafal de Neto en Vitoria, pero que no ha sido provocada por ello. Una pena el borrón del brasileño porque había aprobado con nota en los partidos jugados por la lesión del alemán. Otro cambio en el once fue la presencia de De Jong como central y ahí no salió tan bien la cosa. Ante las bajas en defensa ya ocupó esa posición, pero nunca de inicio. Era previsible que el Dinamo se encerrara atrás y De Jong podía adelantar su posición sin problemas y ayudar en la creación de juego cuando fuera necesario. Como así fue pero cuando los ucranianos atacaron se vieron sus carencias a la hora de defender. La victoria vale tres puntos como cualquier otra y hay que quedarse con lo positivo. El encuentro parecía que se iba a acabar en el minuto cinco, cuando Messi marcó el 1-0 tras un claro penal de Popov sobre él mismo. Pese a la salida inicial en tromba, no llegaba el 2-0 que pudiera dejar todo más claro y el Dinamo tuvo alguna tímida llegada que no gustaba lo más mínimo a Koeman. Ter Stegen al más puro estilo Ter Stegen fue el responsable que la visita no lo  pueda empatar. Nada cambió tras la reanudación y Ter Stegen salvó el empate antes de cumplirse el primer minuto en un mano a mano con Tsygankov. Con los cambios mejoró algo el cuadro azulgrana y Sergi Roberto tuvo el 2-0 en un cabezazo que salvó el meta ucraniano. Y en el minuto 64 llegó la esperada tranquilidad gracias a un remate de Piqué a centro de Ansu Fati para poner el 2-0. Pero la tranquilidad duró tres minutos para los de Koeman. Tsygankov volvió a quedarse solo ante Ter Stegen y cuarto paradón de la noche del alemán. Con el quinto no pudo y Tsygankov, a la tercera, marcó tras un rechace del alemán a remate de Verbic, que acababa de salir. El 2-1 a falta de un cuarto de hora volvía a meter el miedo en el cuerpo de los azulgrana. No llegaba el Barça a portería contraria y el Dinamo soñaba con el empate. Los de Lucescu se plantaron con cierta facilidad en campo contrario, y mantuvieron en suspenso el resultado final hasta la última pelota del partido.
04/11/2020
Chelsea goleó 3-0 a Rennes y lidera Grupo E. Dortmund 3-0 ante Brujas y lidera Grupo F

Victoria cómoda del Chelsea por 3-0 ante al Rennes, la cual quedó encarrilada en la primera mitad. El cuadro galó, con las importantes bajas de Rugani y Camavinga, se despidió de la posibilidad de sacar algo positivo de Stamford Bridge en la primera parte, periodo en el que Dalbert hizo dos penaltis y se fue a la ducha por doble amonestación. Werner no desaprovechó los regalos. El alemán puso por delante a los ‘blues’ antes del primer cuarto de hora de juego tras ser objeto de un claro penalti por parte de Dalbert. El Rennes trató de responder, mostrándose solvente en defensa y con alguna que otra llegada, como en una falta lateral a la que a punto estuvo de llegar Da Silva. Pero cuando mejor estaba el cuadro galo, un disparo de Abraham tocó en el brazo de Dalbert tras un rebote y, después de consultar con el VAR y visualizar la jugada en pantalla, Felix Zwayer señaló el punto de penal y mostró la segunda amonestación a Dalbert. Werner, con un disparo potente, puso tierra de por medio en el marcador. Con un jugador más, el Chelsea se fue a por la sentencia y, tras no acertar Ziyech a centro de Chilwell, sí que lo hizo Abraham en el primer poste. El Rennes, pese a que el duelo se le había puesto muy cuesta arriba, no le perdió la cara al encuentro y, aunque el Chelsea pudo aumentar su ventaja, el marcador no se movió en un partido cómodo para los blues.
- Borussia Dortmund goleó por 3-0 en visita a Brujas y es el puntero del Grupo F
El poderío en ataque del Dortmund sirvió para construír una goleada de 3-0 sobre Brujas. Quiso correr el cuadro belga pero pocos equipos corren más que este Borussia cuando tiene espacios. Lo aprovechó Haaland, que era duda por molestias, para anotar un doblete de 9. Suerte que llegaba justo. Hazard abrió la cuenta tras un regalo de Mignolet. El Dortmund, líder ahora del grupo, llega en forma al Klassiker. Quería un partido alegre el Brujas, pero olvidó que si le das espacios al Dortmund y a Haaland sueles caer. El cuadro belga metió el miedo en el cuerpo a los Borussers  con un inicio prometedor. Fueron a buscar al rival arriba, mordieron y dispusieron de llegadas al área. Lang tuvo la primera con un remate que sacó Hazard y luego Mata no atinó en un centro de Diatta. Los laterales, al ataque. El Brujas quería un partido con alternativas y el Dortmund disparó primero. Error grosero de Mignolet que aprovechó Hazard. Regalando el ex del Liverpool. Mejoró el Dortmund con el gol. Pasó de tener la posesión y recibir las contras de los belgas, a ser protagonista también en área rival. Córner que descolgó Witsel y Haaland, de 9 puro ahí estuvo para embocar a gol. Trató de reaccionar el Brujas, siempre mejor con que sin balón, pero lo único que halló fue la sentencia. Dahoud la puso con música para que Meunier asistiera a Haaland, que solo tuvo que empujarla. Los belgas, bien en ataque pero sin pegada, fueron un drama en defensa. En la reanudación, el Brujas buscó ser más protagonista, si cabe, con el balón, aunque Bürki poco tuvo que hacer salvo alguna acción aislada de Dennis, un puñal arriba. Como en la primera mitad, el cuadro de Favre mejoró con los minutos y solo pudo ampliar más la diferencia. Dominio de los Borussers, que no se tradujo en goles. 
04/11/2020
Manchester United perdió su invicto tras el 2-1 como visitante del Istanbul y lidera el Grupo H

El Manchester United se llevó en su maleta a Estambul los problemas defensivos que le lastran en la Premier. Los Diablos Rojos, inmunes en la Champions a los fallos atrás, los acumularon a orillas del Bósforo. El muro se le vino abajo a Ole Gunnar Solskjaer y perdieron por 2-1 ante el Istabul Basaksehir explotando su burbuja europea. Ya no están invictos ni impolutos en la máxima competición continental. En Turquía se les puso cara de Premier, esa que les ha hundido hasta la decimoquinta plaza. Los agujeros se multiplicaron en la defensa inglesa. Jugaron tan adelantados, descolocados y despistados que Demba Ba se puso las botas. El delantero senegalés de 35 años, en el epílogo de su carrera, encontró petróleo sin apenas profundizar. Su diana caricaturizó la forma de defender del United. Los 10 futbolistas de campo mancunianos estaban en campo rival como si buscaran el empate en el minuto 90, pero era 13'. Y un pelotazo turco dejó a Ba solo, con una autopista hacia Henderson. El 9 recorrió 50 metros saliendo desde su campo e hizo el 1-0 tras batir al inglés, que jugó por un De Gea que descansó en Estambul. Es el segundo africano más veterano que marca en la Liga de Campeones (35 años y 163 días) después de Drogba (36 y 259 ). Logró su cuarto tanto ante el los Red Devils tras hacerlos con el Newcastle y el Chelsea. Completó su póker de castigos. Cada balón largo a la espalda del United era una tortura para Maguire y Tuanzebe. El joven central, que secó a Mbappé en París, vivió una pesadilla ante Ba. Sólo le pudo frenar agarrándole y fue sustituido en el descanso. Antes, la retaguardia visitante volvió a cortocircuitar. Otra pérdida de balón terminó con Ba dejando pasar el balón para que Visca marcara sin oposición entrando por el carril derecho. Skrtel llamó a filas y el Basaksehir resistió. Solskjaer metió a Cavani, Pogba, Greenwood. pero apenas inquietaron a Gunok. Movieron el balón de un lado a otro sin punch. Epureanu sacó bajo palos un remate en un córner en el tiempo añadido. El empate no llegó y el Istanbul sobrevivió logrando su primera victoria en la Champions. A los 13 goles en seis jornadas que les maniataban en Premier. se unieron los dos ante el Basaksehir les desestabilizaron en Estambul. Las dudas y debilidades ligueras las exportaron a Europa. Y eso se paga caro. Después de ganar en París y golear al Leipzig, nadie esperaba que cayeran ante uno de los debutantes. Después de 10 victorias seguidas fuera volvieron a perder lejos de Old Trafford. Otro duro golpe para Solskjaer.
- Lazio quedó como escolta del Grupo F tras igualar 1-1 en visita al Zenit St. Petersburgo
Lazio salvó este miércoles un punto in extremis al empatar 1-1 ante el Zenit St. Petersburgo con un gol del ecuatoriano Felipe Caicedo en los últimos minutos, en un duelo en el que el equipo ruso mereció la victoria. Los locales marcaron primero y en la segunda parte estuvieron cerca de anotar el segundo, pero la entrada del delantero latinoamericano cambió un partido en el que los italianos habían echado de menos a su mejor goleador, Ciro Inmobile. El Lazio estuvo a punto de pagar caro el planteamiento ultraconservador de su técnico, Simone Inzaghi, que sólo reaccionó cuando todo estaba perdido. Suma cinco puntos en su retorno a la máxima competición continental. La escuadra transalpina llegaba al partido sin dos de sus principales estrellas, el español Luis Alberto e Inmobile. Además, el veterano guardameta español, Pepe Reina, volvió a jugar a sus 38 años en la Liga de Campeones por la baja de Strakosha. Mientras, los rusos también andaban cojos en su línea de ataque, ya que el brasileño Malcom sigue en el dique seco y tampoco pudo ser de la partida el iraní Azmoun, habitual pareja de ataque del gigantón Dzyuba. La primera media hora fue un querer y no poder del Zenit, que estaba muy necesitado de puntos tras perder los dos primeros partidos de la liguilla. Mientras, el Lazio se mostró muy tímido en ataque. Sólo en contadas ocasiones adelantó líneas. Ni rastro del jugador visitante más creativo, Milinkovic-Savic. El gol llegó en la primera jugada digna de tal nombre. El eterno Yuri Zhirkov, de 37 años, centró a la cabeza de Dzyuba, que remató con un hombro y después de varios remates el balón cayó en las botas de Yerokhin, que fusiló de media tijera a Reina a los 32'. Sólo entonces los italianos se hicieron dueños del balón, pero no llegaron a inquietar a Kerzhakov. Tras el descanso se animó el partido. Los italianos fueron claramente a por el empate y los rusos tampoco se conformaban con una mínima ventaja. Yerokhin estuvo a punto de sorprender de nuevo a Reina y minutos después, en la jugada del partido, una fulgurante incursión del joven Mostovói estuvo a punto de certificar la victoria local, pero su disparo con el exterior pasó raspando el poste izquierdo defendido por el guardameta español. Desesperado, Inzhagui decidió sacar al campo a Caicedo, un trotamundos que militó hace varias temporadas en el fútbol ruso. En los últimos minutos los italianos encerraron en su campo a los locales. Después de que Pereira pusiera a prueba a Kerzhakov, el delantero ecuatoriano logró el gol del empate al rematar de primeras viniendo desde atrás un magnífico centro desde la derecha a ocho del final. Milinkovic-Savic tuvo en sus botas el segundo gol en los últimos minutos con un disparo que estuvo a punto de sorprender al guardameta local, aunque fueron los rusos los que llegaron a perforar la portería rival en el tiempo añadido, aunque el árbitro anuló el gol por un fuera de juego milimétrico. 
03/11/2020
Bayern Munich goleó 6-2 a Salzburg y lidera Grupo A. Liverpool 5-0 al Atalanta y lidera Grupo D

El Salzburgo le planteó un partido abierto al Bayern. Una apuesta que le salió bien durante 80 minutos, luego los bávaros, cabreados, no tuvieron piedad. Los bávaros, más líderes, le echan una mano al Atlético. Anunciaba la previa partido de goles y el Salzburgo no tardó ni cinco minutos en abrir la lata. Berisha, en escena. Los bávaros trataron de imponer su juego pero nadie logra someter a este equipo en Champions. Con la presión, el despliegue físico y la mentalidad ofensiva por bandera, los austriacos obligaron a los bávaros a jugar en largo, a basar su juego en las transiciones. No es un mal plan para el Bayern, pero los de Flick estaban más que incómodos. No así inofensivos. Aunque los bávaros no jueguen a lo que quieren, te hacen un descosido de la nada. Lewandowski tuvo la primera en fuera de juego, luego Lucas forzó un penalti que el VAR invalidó y después Ramalho sacó un remate franco de Gnabry con Stankovic ya vencido. El Bayern no hacía más que llegar, pero no dejó tampoco de recibir, como el cabezazo de Ramalho que sacó Neuer. Un auténtico desastre en defensa, con una línea defensiva bávara que veía como llegaban aviones al área que traían consigo ocasiones y peligro. Kimmich se pasó el partido como si de un aficionado al tenis se tratara. De un lado a otro. Sin rumbo. No había sitio para el dominio. Todo ida y vuelta, como le gusta al Salzburgo, que no se dejó intimidar ni siquiera con el 1-1. Lewandowski, esta vez sí, anotó el penalti sobre Müller. Con el duelo en tablas, mantuvo el cuadro austriaco el partido loco y anduvo cerca de anotar. En la locura tienes las de ganar con gente tan veloz arriba, pero también las de perder. Müller la puso y Kristensen anotó en propia. 1-2 al descanso. No podía estar más abierto.  En la reanudación, nueva concesión del Bayern. Ulmer la puso y Mwepu erró ante Neuer. Paradón del alemán. Ahí acabó la tormenta. Porque el Bayern comenzó a llevar el partido a su terreno y encima tuvo opciones de matarlo a la contra. Gnabry obligó a Stankovic a estirarse y el larguero repelió el zapatazo de Coman.Los bávaros querían sentenciar, aunque el Salzburgo seguía en el partido. Tan vivo como en el inicio. Cuando parecía que los de Flick lo tenían todo de cara, Okugawa apareció para aprovechar la asistencia de Ramalho y empatar el duelo. Saltaba la sorpresa en el Red Bull Arena. El tanto hizo daño al Bayern, que se repuso al golpe como pudo y sacó el espíritu de campeón para lograr el triunfo. Cuatro zarpazos, cuatro goles. Boateng y Lewandowski, de cabeza, Sané, con una rosca imposible, y Lucas con un zapatazo. 
- Liverpool goleó 5-0 como visitante del Atalanta y lidera el Grupo D
Bérgamo, a partir de hoy, se escribe con Jota. En honor a la exhibición del delantero del Liverpool. El ex del Wolverhampton sigue con su adaptación avanzada en el Liverpool y pone a Klopp en un bendito problema. Los Reds ya no tienen un tridente. Ahora la historia la escriben entre cuatro. Y es que el portugués ya decidió ante el Midyjyalland la semana pasada y se puso el equipo a las espaldas ante la Atalanta. Dos goles de clase mundial en la primera mitad y un tercero en la segunda para ponerse como máximo goleador junto a Rashford con cuatro dianas en total. Completaron la manita Salah y Mané. Se esperaba un partido más igualado de lo que al final fue. El Liverpool pasó el rodillo, ese que tenía guardado desde la pasada temporada. Los de Anfield pudieron marcharse al descanso con más de dos tantos de diferencia pero faltó puntería. Jota ya había avisado antes del primero en una jugada individual donde le hace un traje a Hateboer para soltar un latigazo mordido. Perdonó a la primera pero no a la segunda. El portugués aprovechó un caramelo de Arnold para picarla con una clase al alcance de pocos. Demostrando que tiene el ego por las nubes. Ni lo celebró. Como tampoco lo hizo con su segunda diana, también de bella factura. Dos toque le bastaron para bajar un melón y convertirlo en oro. Pecho orientado y cañón para batir a Sportiello. El arquero de los de Bérgamo mantuvo a los de Gasperini con vida con una mano prodigiosa a la siempre efectiva rosca de Mané. El senegalés no se creía que el balón no acabara en el fondo de las mallas. Poco duró esa vida extra. En el minuto 50 la Dea ya perdía por 0-4. Salah con una carrera de más de 50 metros y Mané desquitándose del fallo en el primer tiempo hacían del choque en Bérgamo el mejor partido del Liverpool de toda la temporada. Quedaba todo el segundo tiempo pero el choque había perdido todo interés. Gasperini incluso quitó a Muriel para reservarlo para la Serie A. Ante tanta pasividad italiana, Jota aprovechó para redondear su noche mágica con el hat-trick. Se avanzó a la salida de Sportiello y a placer ponía la manita en el marcador para los Reds. Bajaron dos o tres marchas los del Liverpool y eso permitió que la Atalanta respirara más tranquila. Sin más agobios. Los de Klopp esperaron a algún contragolpe suelto pero poco más. Zapata, que mereció el gol, lo obtuvo pero el VAR se lo anuló en el último minuto de partido.Tres triunfos en tres partidos y pie y medio en ocatvos de final. No se esperaba otra cosa.
- Manchester City goleó por 3-0 al Olympiakos y sigue líder de Grupo C
El Manchester City hizo su trabajo y se impuso al Olympiacos. Los de Guardiola se aseguraron medio billete a octavos en un triunfo con más oficio que brillo. Volvió a marcar la diferencia Ferran Torres, desatado de cara a puerta. El City dominó en el primer tiempo, dudó en la reanudación, pero Gabriel Jesus y Cancelo sentenciaron al final. La Champions ha desmelenado a Ferran Torres. El valenciano repitió como delantero centro en el once por tercer partido consecutivo y fue clave. Ha marcado en los tres partidos europeos que ha disputado esta temporada. El último, además, le convierte en el tercer jugador más joven de la historia en ver puerta en cuatro partidos de Champions seguidos (tres con el City, uno con el Valencia). Solo le superan en precocidad Mbappé y Haaland. Guardiola se permitió hacer algunas variaciones, quizás con el próximo duelo ante el Liverpool en mente. Descansaron los centrales habituales, Dias y Laporte. Aún así su inicio fue óptimo. Los de Guardiola se encontraron un Olympiacos tan encerrado como incapaz de adivinar la fluidez de los locales. Castigaron en cuanto encontraron a Ferran Torres. El español combinó con De Bruyne para colar el balón entre las piernas del meta Sá. Sin embargo, el City no fue capaz de convertir su superioridad en la sentencia, la excusa perfecta para que el Olympiacos se viera vivo. Los de Pedro Martins perdieron el miedo en la reanudación, y el los celestes tuvieron problemas. Las dudas en la salida de balón de los de Guardiola propició un par de buenas llegadas para los helenos. Valbuena y Holebas tuvieron las más claras, ninguno acertó. Pep también movió su banquillo. Entraron Rodri, para dar estabilidad, y Gabriel Jesus para buscar la sentencia. Funcionó la apuesta, cuando el brasileño convirtió la primera que tuvo. Incursión en el área, caracoleó ante Semedo y mandó un torpedo al palo corto de Sa. Antes del final, Cancelo rubricó su gran inicio de curso con el tercero, enroscando un zurdazo desde la frontal. El triunfo final deja al City más líder que nunca, con 9 puntos y seis de margen respecto al tercero.
- Real Madrid logró trabajoso 3-2 sobre el Inter y suma primer triunfo por Grupo B
Un gol del brasileño Rodrygo cuando las fuerzas se agotaban y el Real Madrid se asomaba al abismo, resucitó a base de fe al equipo de Zidane tras comprobar que el fútbol no le llegaba para derrotar a un combativo Inter de Milán, al que no le bastó la exhibición de Lautaro Martínez para engancharse a la competición. El Real Madrid necesita a su estrella para poner un nuevo rumbo a su temporada y volver a dejar sensación de pelear por algo en Europa. La actitud fue la de una final. El sufrimiento, también. En caso de no ganar, nadie podría lanzar los reproches del duelo ante el Shakhtar. Invitó el Inter con su sello Conte y su clásica defensa con tres centrales y dos carrileros, a la presión alta. Los de Zidane cogieron el guante y fueron fiables en la posesión. Intensidad, asociaciones con calidad, movimiento. Su empuje prometía alegrías. Hasta que duraron las fuerzas. La igualdad solo desaparecería desde el error. Perdonó Fede Valverde lo que no se debe en una gran cita, cuando Hazard puso luz al ataque encontrando con un balón picado a Benzema que inventó una dejada repleta de elegancia. El disparo con bote se marchó arriba. No se detuvo en lamentaciones y de la lucha provocó el fallo. Lo cometió un madridista de infancia que optó por hacer la maleta para tener la continuidad que no espera en un Real Madrid con Carvajal. Achraf, presionado, se equivocó. Cedió desde la banda al portero y regaló el balón a Benzema. El regate al portero y el gol a puerta vacía lo convirtió en tarea sencilla el francés que engancha una buena racha goleadora en un momento decisivo. Fueron los minutos de más autoridad del Real Madrid en la temporada. Parecía mentira que el Real Madrid tuviese un partido plácido en Europa y solo le duró la sensación dos minutos. Una genialidad de Barella levantó al Inter de la lona. Su asistencia de tacón encontró a Lautaro que rompió su mala racha de cinco partidos sin marcar tras adelantarse a Varane. Las opciones de octavos del Inter se acababan. Debía arriesgar y adelantó metros en la reanudación. Por momentos al Real Madrid le faltó frescura para responder. Perdió presencia ofensiva y defendió con firmeza, pero estaba expuesto al empuje italiano. Barella ponía calidad y Lautaro es sinónimo de peligro. El riesgo era alto y no había red que frenase la caída. Buscó la reacción con rapidez Zidane en los cambios, metiendo la verticalidad brasileña de Vinicius y Rodrygo. El contragolpe ganaba vértigo. Pero el desplome mostró de nuevo las vergüenzas madridistas. Una pérdida de posición de Ramos era un regalo a Lautaro, que cedía a Perisic para el empate. La imagen del Real Madrid invitaba a cualquiera a pensar en negativo. Sus opciones de clasificación se desvanecían. La creencia hasta el final que se hereda de generación en generación con la camiseta blanca provocó que, cuando más sufría, llegase un arranque de orgullo. Valverde puso las piernas en la presión, Vinicius el centro desde el costado izquierda y Rodrygo la pausa para colocar el balón en la escuadra. El Real Madrid resucitó y ganó una final inesperada que le devuelve la vida en la fase de grupos.
03/11/2020
Atlético de Madrid no pasa del 1-1 visitando al Lokomotiv Moscú por Grupo A

El conjunto de Diego Simeone fue infinitamente superior a un Lokomotiv que en ningún momento se enteró que en el otro extremo de la cancha había un arco, siendo incapaz de salir de su campo. Ni con el tanto de Giménez ni en una tarde mayúscula (otra más) de Joao Félix el cuadro rojiblanco halló el triunfo. Unas manos de Herrera (ay el VAR) y la falta imprecisión arriba fueron determinantes. El Atlético sigue segundo, pero ha dejado escapar una ocasión única de abrir brecha. Maquinó Simeone un contexto de partido en el que le tocaría proponer y optó por un 4-3-3 en fase ofensiva, con Llorente y Saúl por dentro con capacidad para el ida y vuelta y con Correa y Joao Félix moviéndose por donde les diera la gana. El Atlético se vio obligado a tener el balón, pero careció de ideas para darle buen destino. El Lokomotiv rápidamente se fue atrás, cerrando espacios, esperando las transiciones y dando vía libre a los rojiblancos para que se expresaran con balón. Les costó horrores en un tímido inicio, convirtiendo el medio en un embudo. Lo más positivo fue en defensa, evitando que los rusos pudieran salir a la contra. Buen trabajo en la presión tras pérdida y en las ayudas. Así, pocas ocasiones hubo. Por no decir ninguna. Un remate de Joao Félix fue todo. Todo hasta que Giménez, en una jugada tras córner, cabeceó a la red un preciso centro de Herrera. Mejor el mexicano más cerca del área que de pivote, pero el Cholo le quiere ahí. En la reanudación, más de Joao Félix. Recital mayúsculo en solo veinte minutos. El Atlético carburó con el portugués en estado de gracia y Koke tuvo también su protagonismo con un testarazo que se marchó al larguero. Toda la mala suerte del mundo cayó en el lado rojiblanco, que encima vio como Vitolo, recambio para dar aire en la banda derecha, tuvo que ser sustituido. Lo intentó por abajo, por arriba pero no fue la trde del Colchonero.

Mas Noticias


Nombre Oficial: Unión Europea de Fútbol
Dirección: Route de Genève 46 - NYON 1260 - Suiza
Teléfono: 41-848/00 27 27 - Fax: 41-848/01 27 27
Web: http://www.uefa.com







Director Periodístico
Mario Lico
Contacto
correo@universofutbol.com.ar
Universofutbol
Productora de Servicios Periodísticos
Licencias autorizadas: www.universofutbol.com y www.universofutbol.com.ar - Todos los derechos reservados | © 2000/20