Universofutbol.com
Tu portal de estadística y fútbol
Sábado 27 de Mayo de 2017, Buenos Aires Argentina, Año XVII, Nº 6351

Mundial 1970-
Mundial 1970

Los Datos

Los Participantes: Brasil, Italia, Alemania Federal, Uruguay, Unión Soviética, México, Perú, Inglaterra, Suecia, Bélgica, Rumania, Israel, Bulgaria, Marruecos, Checoslovaquia y El Salvador

El comentario
El primer mundial de México se encuentra sin Argentina, eliminada en la fase de clasificación. Brasil corona un gran ciclo con jugadores de alta calidad coronándose campeón al dejar atrá sin problemas a Checoslovaquia, Perú, Uruguay y ganarle la final a Italia. La selección campeona se quedó en poder de la Copa Jules Rimet por ser el primer equipo que consiguó tres campeonatos mundiales y además el torneo marcó la despedida de Pele de los mundiales

Sedes: México DF, Puebla, Toluca, Guadalajara, León
El estadio de la final: El Estadio Azteca, con capacidad para 105.000 personas fue inaugurado en 1976
Goles Convertidos: 95 goles en 32 partidos
Gol Número 800 en un mundial: Gerd Muller (Alemania Federal)
Total de Espectadores: 1.673.975
Ingresos para la A.U.F : U$s 9.487.553
La vestimenta: Hay camisetas con cuello con solapa y cuello redondo
La pelota: Adidas comienza a ser el fabricante de las pelotas en la Copa del Mundo. Aparecen los gajos poligonales y por primera vez es de color blanco y negro. Su nombre es Telstar
Los números del mundial:
6 cámaras color captaron las imagenes del campeonato
700.000.000 de personas vieron el mundial por televisión en todo el mundo
El goleador: Gerd Muller (Alemania Federal)
La figura: Pele (Brasil), fue su último mundial donde marcó 4 goles. En total hizo 11 goles en los cuatro mundiales que jugó. En la selección jugó un total de 111 partidos con 95 goles
El equipo ideal: Mazurkiewicz (Uruguay), Carlos Alberto (Brasil), Piazza (Brasil), Beckenbauer (Alemania Federal), Facchetti (Italia), Clodoaldo (Brasil), Gerson (Brasil), Jairzinho (Brasil), Muller (Alemania Federal), Pele (Brasil), Rivelino (Brasil)
Anécdotas: Para el Mundial , Stanley Rous, el Presidente de la FIFA , impulsó las tarjetas amarilla y roja, con el fin de que tanto la amonestación como la expulsión se hicieran visibles. El precedente del torneo de Inglaterra, donde los foules violentos fueron muchos, marcó a fuego la conciencia de todos. Lo curioso es que en el campeonato disputado en el país azteca no se registró ninguna expulsión.
En mayo de 1970 el seleccionado inglés realizó una gira por Colombia y Ecuador, a modo de aclimatación a la altura y al clima de México. En Bogotá estalló el escándalo: Bobby Moore, el atildado y brillante defensor inglés, fue acusado de robar un brazalete valuado en 1.820 dólares de la joyería del hotel donde se hospedaba. Enseguida, la policía local detuvo al jugador, quien según el rumor le obsequió la joya a una señorita de dudosa reputación. Finalmente, el 28 de mayo el juez Pedro Dorado ordenó la liberación provisional de Moore "por no tener suficientes pruebas que justifiquen una acusación formal".
El escándalo: Por primera vez en la historia, dos selecciones de la CONCACAF participaron de la fase final de un mundial. México por ser organizador y El Salvador, clasificado por esa región y protagonista junto a Honduras de un hecho bochornoso conocido como "La Guerra del Fútbol". Luego de ganar un partido cada uno en la final de la Confederación, se disputó el encuentro definitorio en México DF, que terminó con el triunfo salvadoreño por 3 a 2. Pero desde hacía unos meses, un clima de tensión sobrevolaba la pequeña línea de frontera de ambas naciones. Todo comenzó cuando hordas salvadoreños, empujados por lo pobre de un territorio pequeño y sin recursos, cruzaron la frontera para asentarse en la más agraciada tierra hondureña. A comienzos de 1969, el conservador gobierno de Honduras realizó una gigantesca reforma agraria. Consecuencia de esto, los 300.000 salvadoreños asentados desde hacía años debían dejar las tierras ocupadas para el cultivo. El clima de las relaciones se fue enrareciendo y transformándose en un volcán eruptivo. El resultado del partido desempate hizo explotar todo: las tropas de El Salvador invadieron al país vecino. El conflicto duró 3 días y causó dos mil muertos. Luego intervino la OEA y ambos capitularon.
La Final
"Aguantamos 60 minutos y después nos trituraron", se sinceró Sandro Mazzola. En el tiempo restante, Brasil se desprendió del defensivo italiano y regaló 30 minutos de un festival futbolístico guardado para la posteridad. Sucedió que hasta el minuto 65 de la final, la telaraña urdida por el técnico Valcareggi dio resultado. Bertini se encargó de Pelé, Rosato de Tostao, Facchetti marcó a Jairzinho y Burgnich a Rivelino. Así las cosas, sólo una genialidad de Pelé, sostenido en el aire para abrir el marcador de cabeza tras centro de Rivelino, pudo quebrar la defensa "azzurra". El empate de Italia fue un descuido brasileño, un exceso de lujos. Desprejuiciado, Clodoaldo tiró un taco hacia atrás y Boninsegna, vivo y rápido, volvió las cosas a cero. Brasil atacó de nuevo, pero la defensa italiana se quedó con cada uno de sus intentos. Bien entrado el segundo tiempo, un latigazo de zurda de Gerson, desde afuera del área, cambió el curso del partido. Brasil apareció entonces en toda su dimensión. El tercero lo marcó Jairzinho, llegó el cuarto y último gol del partido tras una perfecta asistencia de Pelé. Concluyó así la parábola brillante e inigualable del fútbol brasileño que, en apenas doce años y con Pelé como estandarte, conquistó el tricampeonato.