Universofutbol.com
Tu portal de estadística y fútbol
Domingo 30 de Abril de 2017, Buenos Aires Argentina, Año XVII, Nº 6324

Mundial 1962-
Mundial 1962

Los Datos

Participantes
Brasil, Checoslovaquia, Chile, Yugoslavia, Hungría, Unión Soviética, Alemania Federal, Inglaterra, Italia, Argentina, México, Uruguay, España, Colombia, Bulgaria y Suiza

El comentario
Chile realiza una gran inversión para la remodelación de sus estadios y en las comunicaciones para cumplir con la FIFA y acceder a la realización del mundial. Brasil revalida su condición de campeón del mundo presentando la base del mundial anterior con el agregado de más experiancia y un juego superlativo. Los sudamericanos llegaron a la final con Checoslovaquia donde ganaron 3 a 1 y entusiasmando al mundo con su juego presciso y contundente. Argentina arranca muy bien el torneo pasando a la segunda ronda, y olvidar el mal desempeño del mundial anterior, pero queda eliminada tras perder con Inglaterra y empatar con Hungría.

Sedes: Santiago, Arica, Viña del Mar, Rancagua
El estadio de la final: Estadio Nacional de Santiago, con capacidad para 76.000 personas inaugurado en 1937
Goles Convertidos: 89 en 32 partidos
Gol Número 600 en un mundial: Drazan Jerkovic (Yugoslavia)
Total de Espectadores: 896.336
Ingresos: U$s 3.900.000
La vestimenta: Se mantiene la solapa y las franjas en los pantalones. Tambien se incorporan manga larga y manga corta
La pelota: Aumentan la cantidad de paneles con lo que se consigue una esfera más regular
Los números del mundial:
50 jugadores lesionas hubo en los primeros 4 días de competencia
800 periodistas de todo el mundo fueron a Chile para la cobertura del campeonato
El goleador: Garrincha (Brasil)
La figura: Garrincha (Brasil), jugó en Botafogo y Corinthians. En 61 partidos con la selección convirtió 17 goles
El equipo ideal: Schroif (Checoslovaquia), Santos (Brasil), Voronin (USRR), Mauro (Brasil), Schnellinger (Alemania Federal), Zito (Brasil), Masopust (Checoslovaquia), Amarildo (Brasil), Garrincha (Brasil), Vava (Brasil), Skoblar (Yugoslavia)
Anécdotas: El árbitro Joao Etzel Filho fue el representante de Brasil en el Mundial. El segundo partido que le tocó dirigir fue el que disputaron Colombia y la Unión Soviética por el Grupo 1, en Arica. Cuando faltaban 22 minutos, la URSS ganaba 4 a 1. Coll descontó con un gol olímpico, Rada acercó las cifras y Klinger consiguió la hazaña. ¿Fue realmente una hazaña? Por un tiempo lo fue, hasta que apareció en escena Etzel Filho y confesó: "Yo empaté aquel partido. Soy descendiente de húngaros y odio a los rusos desde la invasión soviética a Hungría en 1956".
En el partido que Brasil le ganó a Chile en semifinales , Garrincha fue expulsado por reaccionar ante uno de los tantos foules del defensor local Landa. Si lo suspendían, no podría jugar por el título ante Checoslovaquia, por lo que la incertidumbre absorbió a todo el pueblo brasileño, incluido su gobierno. Fue así que el Primer Ministro, Tancredo Neves, envió un telegrama de felicitación por la victoria y agregó: "El Gobierno brasileño espera que las autoridades de la FIFA autoricen la presencia en la final de todas las estrellas brasileñas y en especial de Garrincha, un extraordinario atleta cuya disciplina y limpieza son conocidas en todo el mundo". Pero las solicitadas no se limitaron al gobierno de Brasil y hasta el gobierno peruano dio instrucciones a su encargado de negocios en Chile para que hiciera gestiones en la FIFA por Mané. Finalmente, Garrincha fue sólo amonestado.
El escándalo: El 2 de junio, en el Estadio Nacional, se produjo uno de los episodios más patéticos de la historia de los mundiales. Se enfrentaron Chile e Italia y lo que pretendió ser un partido de fútbol se transformó en una batalla campal. La dura oposición de los dirigentes italianos para que Chile organizara el torneo alimentó el fuego del escándalo. Ya en la cancha, una multitud de chilenos exaltados potenció el clima de guerra. A los 7 minutos, el árbitro inglés Kenneh Aston expulsó al italiano Ferrini, y allí se desató el revuelo. Más tarde, Leonel Sánchez y Humberto Maschio (el argentino naturalizado italiano) disputaron una pelota sobre la punta izquierda del ataque local. De repente, el chileno le aplicó un terrible cross de izquierda al volante, que cayó con su tabique nasal roto. Lo más sorprendente fue que el localista árbitro inglés ni siquiera amonestó a Sánchez. Eso sí, minutos más tarde expulsó al italiano David, quien había intentado vengarse del chileno. El final del partido fue un bochornoso espectáculo con todos los jugadores tomándose a golpes de puño.
La Final
La final fue acorde a lo mostrado a lo largo del torneo. Sin demasiado brillo, con técnicos más preocupados por obstruir que por crear, pero con algunas individualidades capaces de desmarcarse de cualquier atadura defensiva. Así, y en especial por lo hecho en la segunda parte, Amarildo, Zagalo, Zito y el resto de los talentosos brasileños tiraron por la borda el cerrojo de los checoslovacos. Poco importó que Masopust abriera el marcador a los 15 minutos de iniciado el partido. Brasil, pese a no dominar a voluntad, continuó mirando el arco de enfrente. Dos minutos más tarde, Amarildo puso las cosas en su lugar. Promediando el segundo tiempo, un tiro de Jelinek pegó en el brazo de Djalma Santos, pero el árbitro ruso Latishev no se dio por enterado. A partir de ese momento, el encuentro tomó ritmo de samba. Una absurda acción del arquero Schroif permitió que Brasil se pusiera en ventaja y otro regalo del Uno checoslovaco sirvió para que Vavá cerrara la discusión. Brasil era el bicampeón e igualaba así la hazaña del doblete italiano del 34/38.