Universofutbol.com
Tu portal de estadística y fútbol
Domingo 30 de Abril de 2017, Buenos Aires Argentina, Año XVII, Nº 6324

Mundial 1958-
Mundial 1958

Los Datos

Los Participantes: Brasil, Suecia, Francia, Alemania Federal, Yugoslavia, Gales, Unión Soviética, Irlanda del Norte, Checoslovaquia, Hungría, Inglaterra, Paraguay, Argentina, Escocia, Austria y México

El comentario
Brasil seguía herido por la derrota sufrida hacía ocho años en su país. En Suiza no pudo tener revancha por lo que la iba a buscar en 1958. Los sudamericanos se mostraron seguros en todos sus partidos superando facilmente a todos los rivales hasta llegar a la final para enfrentar al local. Con un estadio colmado los hinchas alentaban a su selección pero el fútbol de los brasileros fue más y se llevaron ese mundial tan esperado por sus hinchas. Lo llamativo de este torneo fue la aparición de Pele, el jugador más importante en la historia de Brasil y para muchos el mejor de todos los timepos en la historia del fútbol, y el regreso de Argentina quien no logró superar la primera etapa y conseguir la peor derrota en un mundial al caer por 6 a 1 con Checoslovaquia

Sedes: Estocolmo, Malmoe, Halmstad, Helsingborg, Norrkoning, Vasteras, Orebro, Eskiltuna, Sandviken, Gotemburg, Uddevalla, Boras
El estadio de la final: El Estadio Rasunda, con capacidad para 55.000 personas fue inaugurado en 1937. En la final asistieron 49.737 espectadores
Goles Convertidos: 126 goles en 35 partidos
Gol Número 500 en un mundial: Collins (Escocia)
Total de Espectadores: 868.000
Ingresos: Francos Suizos 1.250.000
La vestimenta: Los guantes se suman a la vestimenta de los arqueros. El primero en usarlos fue Lev Yashin. Como norma general, la indumentaria es contratada por cada federación mientras que los botines quedan a cargo de cada jugador
Los números del mundial:
1-6 fue la derrota de Argentina frente a Checoslovaquia, la peor en un mundial
53 inscripciones de países interesados para el mundial recibió la FIFA
El goleador: Just Fontaine (Francia)
La figura: Pele (Brasil), debutó en primera en 1956 con 15 años y en el mundial a los 17 años. Jugó en Santos y Cosmos marcando 1284 goles en 1356 partidos. ganó los mundiales de 1958, 1962 y 1970
El equipo ideal: Yashin (URSS), Santos (Brasil), Bellini (Brasil), Orlando (Brasil), Santos (Brasil), Szymaniak (Alemania Federal), Didi (Brasil), Garrincha (Brasil), Fontaine (Francia), Pele (Brasil), Hamrin (Suecia)
Anécdotas: Garrincha se compró una radio espectacular de más de cien dólares. Mario Américo, el masajista de Brasil, se aprovechó de la poca cultura de Mané y le dijo: "Ese aparato no le va a servir en Brasil, porque sólo habla sueco. Y se le van a reír todos". El delantero se lo creyó, y le preguntó al asistente qué podía hacer. Ni lento ni peresozo, Mario Américo le dio la solución: "Muy fácil. Usted me la vende a mí por cuarenta dólares. No importa que se rían de mí, yo no soy importante como usted". Con toda su inocencia, Garrincha aceptó el trato, pero con una condición: el utilero no debía contarle a nadie del error que había cometido Mané al comprar una radio que sólo hablaba en sueco
La empresa Eurovisión, que había nacido con la disputa del torneo anterior, ya era una organización internacional con cierta experiencia en el todavía naciente negocio de la televisión. Para Suecia, la empresa firmó un acuerdo con el Comité Organizador. También intervinieron Philips y la compañía de seguros Lloyd. El gran negocio de la pelota se ponía en marcha.
El escándalo: La noticia recorrió la espina dorsal de un país habituado a los triunfos. En octubre de 1957, en Asunción, Paraguay apabulló a Uruguay con un 5 a 0 por las eliminatorias y los despachos de noticias esparcieron la novedad en todo el mundo. La revancha de aquel partido se disputó en Montevideo y el 2 a 0 a favor de los charrúas no alcanzó. Uruguay fue eliminado y ni siquiera pudo viajar a Suecia. Una generación de brillantes futbolistas no había encontrado quién tomara la posta. En Europa también hubo sorpresas mayúsculas. El otro bicampeón hasta ese momento, Italia, tampoco viajó a Suecia. Integró el grupo eliminatorio con Portugal e Irlanda del Norte. Los británicos, con apenas un puñado de clubes en la Primera División y unos pocos jugadores profesionales , se adjudicaron la zona luego de derrotar por 2 a 1 en Belfast.
La Final
El 29 de junio, el Rusanda Stadion de Estocolmo fue testigo de la consagración de un fútbol que llenaría los ojos hasta nuestros días. La desventaja inicial no desvió en nada la maquinaria brasileña. Menos aún lo consiguieron los pronósticos que aseguraban que el campo barroso perjudicaría a hombres pesados como Nilton Santos o Bellini. Un desborde típico de "Mané" sirvió para que Vavá igualara el encuentro. Como una fotocopia del primero, llegó el gol de la ventaja. Desde ese momento todo fue de Brasil, que ejerció una superioridad abrumadora. Ya en el segundo tiempo, una brillante jugada de Pelé definió el rumbo del partido. El gol, por su valor, aniquiló las esperanzas suecas y, por el modo, colocó a Pelé en el sitial de "Rey del Fútbol". Durmió la pelota con su pecho, hizo un sombrero y la colocó junto a un palo. Luego, el mismo Pelé, Zagalo y Simonsson decoraron el marcador. Cuando el árbitro francés Guigue dio el pitazo final, la emoción se adueñó de los nuevos campeones. El Rey Gustavo de Suecia saludó uno por uno a los mejores del mundo. Pelé, quien todavía lloraba, se reverenció ante el monarca. Sin saberlo, todo el mundo del fútbol comenzaba a inclinarse de igual modo ante él