Universofutbol.com
Tu portal de estadística y fútbol
Sábado 27 de Mayo de 2017, Buenos Aires Argentina, Año XVII, Nº 6351

Mundial 1954-
Mundial 1954

Los Datos

Los Participantes: Alemania Federal, Hungría, Austria, Uruguay, Brasil, Inglaterra, Yugoslavia, Suiza, Turquía, Italia, Francia, Bélgica, México, Checoslovaquia, Escocia y Corea del Sur

El Comentario
El primer mundial en Europa, despues de la guerra, tuvo a Suiza como país organizador elegido por la FIFA por no sufrir loe efectos económicos de la posguerra. El torneo mostró la incersión de Alemania Federal en la elite del fútbol mundial que ni siquiera había sido considerada como cabeza de serie. Los finalistas eran la cara opuesta. Mientras que Alemania llegaba con más fuerza que fútbol, Hungría accedía luego apabullar rivales lo que lo hacía candidato al título. Antes de los primeros veinte minutos los húngaros ganaban 2 a 0 pero su rival ultilizando esa fuerza empleada durante todo el torneo llegaba al empate antes de la finalización de la primera parte. La segunda parte fue todo de Hungría con toques, fútbol´tiros en los palos, salvadas sobre la línea de defensores rivales pero, a minutos del final, Alemania alcanzaba la victoria y comenzaba a escribir su historia rica de títulos

Sedes: Basilea, Berna, Lausanne, Zurich, Ginebra, Lugano
El estadio de la final: El Estadio Wankdorf, con capacidad para 55.000 personas que fue inaugurado en 1954
Goles Convertidos: 140 goles en 26 partidos
Gon número 400 en un mundial: Max Morlock (Alemania Federal)
Total de Espectadores: 943.000
La vestimenta: Cada jugador tenía un número exclusivo lo que fue muy criticado ya que les disgustaba que un arquero tuviera el número 22 o un delantero en número 15. Alemania utilizó botines con tapones atornillados
La pelota: Se mantiene el mismo balón que el campeonato anterior con la diferencia que los gajos toman forma de t
Los números del mundial:
27 goles convirtió Hungría, la mayor cantidad conseguida por una selección en un mundial
7-5 fue el resultado entre Austria y Suiza, el partido con más goles en la historia de los mundiales
El goleador: Sandor Kocsis (Hungría)
La figura: Ferenc Puskas (Hungría), era capitán del equipo y jugó en su selección siendo coronel del ejercito húngaro. Jugó en Kispets, Honvend y Real Madrid con el cual ganó 3 copas de Europa, 1 Intercontiental y 5 ligas. Con la selección húngara jugó 84 partidos y convirtió 85 goles
El equipo ideal: Grosics (Hungría), Boszcic (Hungría), Santamaría (Uruguay), Andrade (Uruguay), Varela (Uruguay), Walter (Alemania), Hidegkuti (Hungría), Czibor (Hungría), Kocsis (Hungría), Puskas (Hungría), Toth (Hungría)
Anécdotas: El Mundial de Suiza tuvo más de 900.000 espectadores, además del gran condimento: la televisión. El 16 de junio, desde el estadio de La Pontoise en Lausana, las cámaras de la TV registraron el partido inaugural entre Yugoslavia y Francia, y lo llevaron en directo a Francia, Inglaterra, Holanda, Suiza, Italia, Dinamarca, Bélgica y Alemania Federal. Más de 4 millones de europeos siguieron en vivo por primera vez una Copa del Mundo
En Suiza 54 se marcaron 140 goles en 26 partidos, lo que da un promedio de 5,36. Esta cifra nunca fue igualada. Los 25 y 27 tantos de Alemania y Hungría los convirtieron en el campeón y en el equipo más goleadores de la historia de la Copa, respectivamente
El escándalo: El 27 de junio se jugaba por los cuartos de final Hungría-Brasil, pero bajo la lluvia terminó llevándose a cabo "La Batalla de Berna". Los húngaros no desaprovecharon el comienzo de su rival y a los 7 minutos ya estaban 2 a 0. Brasil reaccionó y descontó de penal, pero en el segundo tiempo otra vez desde los 12 pasos Hungría volvió a alejarse. El segundo descuento detonó las brusquedades. Nilton Santos y Bozcik empezaron a pelearse y fueron expulsados por el árbitro inglés Ellis. Con el correr de los minutos, Brasil, dominado y en desventaja, comenzó a excederse en infracciones. A 2 minutos del final, Kocsis selló el 4 a 2 final. Enojado, el delantero Humberto agredió a su marcador Buzansky y también fue expulsado. A partir de ese momento, el desmande fue absoluto. Todos los jugadores, incluidos suplentes y no como Ferenc Puskas, marginado por lesión y blanco de las acusaciones brasileñas se tomaron a golpes en el terreno, en los pasillos y hasta en los vestuarios. Sólo media hora después los ánimos se calmaron. Ninguna de las delegaciones fue sancionada y Hungría, con esto, se vio favorecida.
La Final
Llovió aquel 4 de julio sobre el Wankdorf Stadion de Berna. Ambos equipos ya se habían enfrentado y si bien Alemania no había presentado a todos sus titulares, el 8 a 3 de Puskas y compañía no admitía concesiones: con más de cuatro años invicto, Hungría era claramente favorito. Más aún con Puskas recuperado y un 2 a 0 a favor en apenas 8 minutos. Todo indicaba que el resto del partido sería un trámite para los fabulosos hombres de rojo. La pesadez del campo funcionó en detrimento del juego magiar y los alemanes, preparados al máximo de sus posibilidades físicas y enarbolando el estandarte de la tenacidad y la convicción, supieron aprovecharlo. Morlock descontó y dos goles de Rahn, el último cuando faltaban apenas 6 minutos para el final, sirvieron para dar vuelta las cosas. Alemania campeón, para sorpresa de todos los ojos del mundo que, a través de la TV, comenzaban a convertir al fútbol en el más popular de los deportes.